sábado, 31 de diciembre de 2011

Somos eso que hacemos para cambiar esto que somos

No soy de hacer balances de fin de año y tampoco propósitos para el nuevo, de hecho no lo voy a hacer. Pero lo que si haré es rememorar eso que nos ha hecho sentir tal vez por primera vez o igual de nuevo, que estamos vivos, que podemos decidir que pensar o que no, gritar por lo que creemos, sentir lo que gritamos y luchar por ello. Este año puede que acabe dejándonos muchas experiencias, retos e incluso metas por cumplir y es que no han sido pocas las cosas que han sucedido. 
Recuerdo cuando por Marzo y Abrir nombrar el 15 de Mayo y democracia real era algo así como predicar en el desierto. Como palabras tales como revolución, transformación social y conciencia colectiva sonaban tibias entre las masas avilés de fútbol y mundiales. Como  otras como mercados, deuda, crisis financiera retumbaban día tras día sin apenas traducción real tan solo temor e incomprensión. Pero lo que recuerdo por encima de todo es lo que fue y trajo ese 15 de Mayo de 2011, gran parte de la sociedad española comenzó a despertar de un letargo, que nos estaba costando nuestra dignidad como pueblo y como seres humanos. La ciudadanía saliendo a las calles a gritar unidos; Que no somos mercancía en manos de políticos y banqueros. Pronto, en otras ciudades, en otros muchos países miles de ciudadanxs mostraron también su indignación y solidaridad con la #spanishrevolution. Esos medios de "comunicación" que hasta días después no fueron capaces de hacerse eco de lo que estaba pasando. Trataron de ignóralo luego de silenciarlo y más tarde cuando se dieron cuenta que la voz del pueblo y el rugir de la ciudadanía era imposible de frenar o reprimir pasaron a criminalizar. Es de sabios reconocer que pusieron todo su empeño, que tratando de hundirlo entre desalojos impulsando aun mas la fuerza del movimiento. Cada vez mas personas eran conscientes o intentaban serlo, hasta ser muchas las que reivindicaban por un mundo mejor. Descubrimos gratamente que mientras la democracia quedaba destruida y pisoteada por aquellos que juraron defendedla el pueblo se unía y concienciaba por un cambio global.
Sin duda han sucedido muchas cosas desde entonces; para el sistema que rige la normalidad y moral de la sociedad hemos pasado de ser ciudadanxs a locxs, aguitadorxs, perroflautas, ratas de cloaca, okupas, radicales... El temor de una revolución viva y activa aumento, intentan refrenarla de hecho continúan haciéndolo minando nuestras esperanzas, creando y fomentando las diferencias entre nosotrxs no cesan de separarnos cada día. Pero si algo hemos podido comprobar es que la esperanza, la unión y solidaridad de la humanidad lo cambia todo. Mientras que el egoísmo y el individualismo nos aplastan.
Algo a cambiado, algo esta en proceso en evolución. Seamos nosotrxs los que decidamos que rumbo tomar. Y como decía un grande: "No desesperemos, la desdicha que tenemos no es mas que la amargura de quienes temen seguir el camino del progreso humano" No desesperemos pero luchemos. La pasividad destruye la posibilidad. Con este año nada termina, seguimos y seguiremos protestando y creando cada día algo por lo que merezca la pena luchar.
Llegara el día en que la presión del pueblo demostrara que el poder real siempre ha estado en la gente. Hasta ese día seguiremos presionando y luchando por lo que creemos. 

Somos la historia viva y activa. Animo y a seguir.






No hay comentarios:

Publicar un comentario