domingo, 26 de febrero de 2012

Invierno en la sociedad

Tenemos una actual realidad perpetuada a trompicones de siglos pasados. Es ya tradición creer que pasar páginas es seña de progreso, cuando en realidad, lo que se pretende es arrancarlas del tirón y olvidarlo cuanto antes. Esta engañosa autopista directa al mañana, no hace más que remolcar síntomas de enfermedades reemergentes que históricamente van permaneciendo de un modo u otro. 
Resulta más cómodo pensar que no tenemos nada que ver con esos seres inhumanos del pasado que sin complejos ajusticiaban con violencia a razas, etnias, sexos, religiones o cualquier forma de diferencia, incluso, cada vez que estos temas se evocan comenzamos de una manera refleja a agachar la cabeza limitándonos a mirar como nuestros pies continúan el paso. Sin embargo, ¿es este un modo de ocultar que el monstruo puede yacer ignorado, disimulado o valeroso en muchos de nosotros? Solo asumiendo esa peligrosa capacidad podríamos evitar el estallido del horror. Imágenes de bombardeos, genocidios y masacres varias, nos puede parecer terrorífico, vergonzoso y llenarnos de impotencia, pero, 
¿Que hicimos y hacemos que nos lleva a vender la libertad por la seguridad?

No imaginaron aquel día que ese fervor de masas más tarde pudiese dejarles sordos y ciegos. Es curioso ver la capacidad que tienen las ideas bien maquinadas con el propósito de "poder", en arrastrar a la gente, primero en una ola de entusiasmo y luego hacia su total destrucción. ¿Como se puede anochecer en época de paz y amanecer en época de guerra? ¿Corazones sordos a la empatía?

No huyamos de nosotros mismos, la solución no es incendiar el horizonte entre imposibles, fanatismos o fantasías. 

Lo que le da valor a las ruinas no es que lo nuevo pueda emerger de lo viejo, más bien es que forman unas cavidades simbólicas que tanto nosotros como las generaciones venideras debemos conocer y no olvidar porque quizás llegado un punto cuando nadie se vuelva a mirar hacia atrás, un viento helado sople una vez más desde las ruinas y una vez más, no sepamos lo que nos viene encima. 

martes, 21 de febrero de 2012

miércoles, 8 de febrero de 2012

Las alambradas de la alianza iglesia-gobierno conservador




¿Que va a ser de nuestros derechos?

Siempre hemos vagado en el reflejo de la igualdad y el progreso. Nada más lejos de la realidad, los espejos muchas veces más que revelar una imagen la esconden. Y así se suceden los años y con ellos las generaciones. 
Las aparentes ráfagas de progreso, dignidad humana y libertad rápidamente están intentando ser apagadas por la ya de sobra conocida alianza nacionalcatolicista entre Iglesia y gobierno conservador. Esperábamos una contra-evolución en los derechos de las mujeres y este retroceso e involución no nos deja indiferentes. Crédulos de ellos, piensan que con leyes de décadas pasadas y morales de siglos atrás podrán aprisionarnos, y ocultar bajo reformas, el ferviente deseo de limitar, restringir y controlar la sexualidad de las mujeres.
Siglos de lucha cuestionando, avanzando, conquistando derechos y mientras siguen construyendo alambradas cada vez más sin sentido.
¿Sumisas, obedientes, calladas, pasivas o personas independientes, con capacidad de elección? Seamos nosotras las que elijamos. El cuerpo de las mujeres no sera mina de decisiones ajenas: 

Las mujeres no solo tenemos la libertad de decidir por nosotras mismas, sino el deber de hacerlo sin coacciones o justificaciones.







martes, 7 de febrero de 2012

El miedo manda (Eduardo Galeano)

Escuchen, sientan, recuerden, piensen, reflexionen pero nunca, nuca teman.

Desobedece las razones del miedo que te impiden volar.