martes, 10 de abril de 2012

SI EXISTO ME ARRIESGO


Hay quienes piensan que el destino esta escrito, que los baches en la vida son descansos que el de arriba se da para tomar más tinta, que si un tomo acaba es porque llego su hora de ocupar la estantería. Incluso, já, incluso que todo regalo en esta vida son envíos de la virgen maría. Ya ven para que luego me tachen de lunática, sensata, cuerda, esquizofrenica.
La realidad no solo es la que tus ojos ven sino la que tu conciencia y hechos aspiran a ser. 
Solo hay un camino para hacer verdaderamente algo, y ese es hacerlo. Lo posible es lo verdaderamente limitado, lo imposible siempre esta por descubrir. Nos es mucho más fácil limitar el horizonte y llamar a lo alcanzable posible y a lo aparentemente difícil imposible, cuando en realidad lo posible tan solo es aquello que puedes hacer sin salirte de modelos, normas, o morales impuestas. 
Somos seres condicionados pero ser conscientes de ello nos pone en un compromiso, una elección muchas veces inconsciente, impulsiva y muchas otra forzosamente meditada. Dos opciones ¿o tal vez solo una? Dejarse llevar por la ola de alienación y que el cauce a su antojo marque los limites o arriesgarse y existir luchando. En cualquiera de las elecciones nunca dejaras de estar condicionado, lo que marca la diferencia es la conciencia. Porque estar condicionado no determina tu ser. Asumir la limitación es no esconderla, solo así podremos venderla. 
Liberemos la capacidad de pensar, la conciencia no merece estar presa bajo imposiciones, o usamos la conciencia para arriesgar o no haremos nada. Si solo arriesgamos tampoco haremos nada. Si fuésemos solamente conciencia tampoco haríamos nada. Solo hay un camino para hacer algo; conscientemente arriesgando o arriesgando conscientemente.
Tan solo hay una manera de aumentar el mínimo de poder que albergamos y ese es usándolo, si tienes un centímetro en tu haber deberás ocuparlo o ya no estará para cuando lo busques. Es el momento de retomar el control, pensar con nuestra cabeza, sentir con nuestro propio corazón, y movernos con neutras propias piernas. 


Si existes, arriesga.


No hay comentarios:

Publicar un comentario