martes, 29 de mayo de 2012

La realidad parece increíble ¿verdad?

Para que creamos, nos mienten, para que nos vean, gritamos, para pensar con libertad, desaprendemos enseñanzas, para alcanzar la paz, se crean guerras. Con la excusa e invocando el orden público, se apalea a la razón en las plazas, se habla de violencia en las protestas mientras en el parlamento la violencia se hace ley, pasamos de personas, a mercancía, pasamos de vivir, a servir, confundimos el precio, con el valor. Para mirar no basta con ver, para ser no es suficiente estar. El desarrollo desarrolla la desigualdad y la moral es el fantasma del siglo pasado siempre añejo y rancio. 

Para perder el miedo a alcanzar hay que arriesgar y para arriesgar hay que perder el miedo a alcanzar. 

Apostamos el presente para tener futuro y para vivir morimos.