sábado, 25 de agosto de 2012

Si este es nuestro limite será nuestro fin...

Creo que hay pocas cosas que me provoquen tantas nauseas como las ruines practicas abusivas que permiten amasar las grandes fortunas de este país y del mundo en general. Lo que creo sinceramente es que somos una panda de primates desalmados que no merecemos la tierra que pisamos. Y no achaquemos una vez más la culpa al dinero, no es el dinero el que corrompe. El dinero que yo sepa no lo inventaron los reptiles o las aves, no fue ninguna de esas especies. (Hemos creado un dios y nos hemos vuelto sus divinos servidores). Parece que no tenemos ni idea de como vivir sin competir, más sencillamente dicho; solo nos enseñaron a sobrevivir pisoteando para poder comprar y consumir. Y aquí estamos creyendo que vivimos, pensando que elegimos, deseando hacer lo que debemos hacer, aceptando que las cosas son así que así se hicieron y que así deben seguir. Si este es nuestro limite será nuestro fin. 
Nunca ha dejado de haber lucha de clases y nunca dejara de ser así, la avaricia y la paz se desprecian mutuamente. Nunca hemos dejado de ser presas, nunca hemos dejado de ser esclavos. La esclavitud de algunos es tener más que el resto para necesitar más aun y la esclavitud del resto es creer que viven libremente decidiendo tener. Puede que la escasa conciencia y responsabilidad social venga dada del egoísmo que genera el sistema que ha regido a la humanidad desde casi siempre, sin embargo, no es excusa ni argumento en la cual atar este sin sentido de realidad. A los que creen que "tener" constituye la categoría más natural de la existencia humana ¿no les asombra nacer desnudos y morir sin nada?, ¿será todo esto de amasar fortunas algún tipo de complejo?, ¿inferioridad tal vez?, ¿adición al control?, ¿miedo de ser y perecer como el resto? 
Intentando comprender tan solo siento una enorme incomprensión. Es pensar en sujetos como Fernando RoigAmancio Ortega y sentir que no tantos siglos han pasado del homo sapiens y que en esta evolución de la especie de la que tanto nos sentimos orgullosos todavía no hemos caminado erguido.



1 comentario:

  1. Brillante análisis. Conciso, claro y acertado.
    Enhorabuena amiga.

    ResponderEliminar