martes, 4 de septiembre de 2012

El poder real siempre ha estado en la gente

Sólo la ciudadanía conscientes y con memoria histórica puede cambiar el mundo tal y como lo hemos conocido. Guarecemos nuestras vidas entre un sin sentidos de rudos pilares, nos relacionamos con ellos, los sufrimos, los remendamos, y lo que mejor se nos da es mantenerlos. Necesitamos desinfectar este mundo de los prejuicios etéreos del pasado para dar paso a la evidencia. Tenemos más barrotes y fronteras que respuestas, impulso y aliento.
El pasado nos tendría que aportar la carrerilla suficiente para dar el gran salto que sin embargo esperamos en el canto del barranco. La historia esta repleta de crónicas heroicas, dignas y locas llenas de esperanza lecciones, valores humanos, pero también de leyendas, tiranos y mitos. Lo que nos tendría que otorgar la sabiduría y el impulso necesario respira miedos añejos. La historia oficial universal no nos muestras los que en verdad y sin saberlo la habían hecho, prefieren mostrarnos al tirano, pues es mejor conocer lo que temer que lo que admirar. 
Los gobernantes siempre hacen lo que el pueblo les permite hacer. Reconozcamos el poder colectivo que tenemos, sin excusas, ¿sin razones? ¿comodidad, seguridad, tranquilidad, monotonía, miedo...?  


"Aprovechados, impostores, mentirosos, lunáticos… Esos han sido los que han tomado las decisiones. Así de sencillo."
El poder real siempre ha estado en la gente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario