jueves, 4 de octubre de 2012

Rescatando Susurros: Tránsito Amaguaña

Esta humilde mujer indígena ecuatoriana lucho toda su vida incansablemente por los derechos de su gente, para que su pueblo nunca más fuera oprimido y sus derechos quebrantados. Protagonizó importantes levantamientos por los que en alguno termino presa por un tiempo. Su fuerza, seguridad y firmeza llenaban almas de fortaleza. Líder nata, no temía reivindicar lo que creía justo y sobre todo humano. Después de cincuenta años se entregaron tierras a los campesinos y eliminaron las múltiples formas de explotación al indígena. A partir de ahí muchos gobiernos trataron de ganar votos con su simbolismo.

Cuando recibió el prestigioso premio nacional Eugenio Espejo, aprovechando la oportunidad declaró públicamente: 

“¡Bonitico el gobierno, es la primera vez que se acuerda de mí... Pero mi verdadero premio es el avance de mis hermanos, de mis hermanas, de todo mi pueblo!.”

Eligió morir pobre, sin honores nacionales, con la cabeza alta y libre, apenas derrotada por la vejez. 
Un susurro rompedor, lección de humildad, vereda de coraje y ejemplo de humanidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario