viernes, 16 de noviembre de 2012

Flores y lazos

Terminada la Guerra Civil Española, la dictadura franquista se toma su revancha tras hacerse con Madrid, muchas mujeres fueron recluidas en la prisión de las Ventas.
En 1942 la religiosa jefe de servicios de la cárcel de mujeres de las Ventas en Madrid, la superiora Sor María de los Serafines, sorprendió a varias presas celebrando la fiesta del Primero de Mayo. Como castigo a semejante ofensa cinco fueron inmediatamente trasladas a la prisión de Santa Cruz de Tenerife y dieciséis más fueron sancionadas. 

Su delito; adornarse con flores y lazos. De ese modo ellas confesaban; nos derrotaron, nos encarcelaron, nos quitaron cuanto teníamos, pero no nos vencieron, solo el olvido seria nuestra derrota.

  



No hay comentarios:

Publicar un comentario