martes, 28 de enero de 2014

Piezas originales


No tengo y mucho menos "soy" la pieza que le falta a tu puzzle, al igual que no tienes ni "eres" la pieza que falta por colocar en mi vida. Las personas no somos o tenemos las piezas que puedan completar puzzles ajenos, aunque nos esforcemos por encajarlas o encajar, u otras formas de dejarnos atrás. 
Cada pieza forma parte de un único puzzle. Nuestras piezas solo podrán formar una vida, la propia. Es sano inventar nuevas piezas siempre que quieras, al fin y al cabo, la vida es tu juego, es tu puzzle, tu obra, tu existencia. Pero será inútil intentar que esa pieza hecha con tanto esmero a tu imagen y diseño, que tan bien encaja en tu vida, le sirva a otra persona, o las piezas de otra persona nos sirvan en nuestra vida. Pueden dar el pego por un tiempo, pero necesitamos nuestras propias piezas, nuestras piezas originales. Si te das cuenta a lo largo de los días nos podemos sorprender en más de una ocasión intentando completar con nuestras piezas puzzles ajenos, incluso somos capaces de desmontar el propio en el afán por conseguir más piezas que pudiesen encajar. ¿Cuántas veces nos abandónanos a nosotras mismas 'intentando ayudar', 'facilitar' los días a otras personas? ¿Y cuántas otras veces nos damos de luces en nuestro propio juego cuando descubrimos que esta pieza que alguien dejo en mí, no me vale, no me sirve, no me permite seguir encajando el resto de piezas que planeo para mí? No solo con buena intención se ayuda, también se fastidia. Alcanzar la verdadera ayuda pasa por aceptar que no podemos, debemos, ni llegaremos jamás a solucionar las vidas ajenas, ni que nadie podrá solucionar la nuestra. Ayudar no es sinónimo de solucionar, que me ayuden tampoco significa que encuentre una solución, ni que la desee. 
No estamos para solucionar, ni ser solucionadas, estamos para ser, y siendo es como estamos, pudiendo ayudar a cada cual a que encuentre o no, sus piezas y encajando o no las nuestras.

lunes, 27 de enero de 2014

El pasado...


vaga sin descanso 
adornando cuadernos 
velando las noches 
recomponiendome el sueño.

Me he salvado 
tantas veces 
en su misterio, 
en la posibilidad 
de otra historia. 

No es la verdad
lo que persigo,
ni lo eterno,
sino los colores
de los lienzos 
que pintaron mi cuerpo.

Con el paso del tiempo
no es el recuerdo 
lo que queda,
es la leyenda
que he ido inventando, 
cortando momentos, 
pegando deseos, 
engañando los miedos, 
alterando el tiempo.

Nada da más certezas 
que el deseo, 
nada nos da más miedo 
que el olvido 
y entre tanto, 
la memoria que tenemos 
se divierte jugando
al veo, veo.


domingo, 26 de enero de 2014

Secretos

En el mismo sitio 
donde fueron creados,
los secretos esperan 
transformarse en olvido,
fundirse en el tiempo, 
ser guardados. 

Pero también desean 
ver asombro y comprensión 
en los ojos de la curiosa 
que encontró más verdad 
de la que es capaz de asimilar. 

Hay misterios que protegen 
más que sucesos en el tiempos, 
son el sustento de mucho 
en lo que hoy creemos. 

Ocultamos todo aquello 
que ya no deseamos sea visto, 
no podemos destruirlo, 
no queremos hacerlo, 
solo esconder el secreto 
y esperar 
que crezca la hierba, 
y que la historia 
escriba en cuartillas 
futuras leyendas.

miércoles, 22 de enero de 2014

¿Odio?

Odio con todas mis fuerzas estas últimas rutinas que planean mi vida y en general;

Odio los horarios establecidos
del día, de la semana, del mes.

Odio infinitamente ir donde se me espera,
no poder hacer planes impulsivamente,
no cambiar hoy por completo el día,
no poder fugarme del mundo
y esconderme en el mío.

Odio saber al despertar
que es lo que me toca hacer,
al igual que ayer.

Odio no verme capaz
de tomarme la libertad
de soñar por el día,
escribir por la noche,
trasnochar la vida.

Necesito desayunar espontaneas acciones.

Necesito chutes de imprevistos,
colocones de vacíos.


Tendré que darle la razón al maestro
que una vez menciono;
que al fin y al cabo, el odio,
no es más que un amor mal llevado.
Como mis días.

martes, 21 de enero de 2014

Sé 
que puede parecer fantasía, 
sé lo raro que suena, 
y la locura que representa, 
pero hay algo en tus palabras, 
en el mundo que tramas 
entre espacio y letras, 
que me mueve y me fascina.

Te escribiría a modo criptografía 
traicionando mis deseos de expresar 
por todos los medios 
que siento algo especial 
cuando respiro tu poesía.

viernes, 10 de enero de 2014

Ojalá

Ojalá 
la vida te vista de seda
y brilles o descubras, 

que ese traje no deseas.

Estaba claro, 

lo supe a cada comienzo,
demasiado loctite 

para unirnos de nuevo.

jueves, 9 de enero de 2014

Al hilo

 P: ¿Qué estás pensando?

E: Nada de lo que tengas que preocuparte

P: Me gusta preocuparme (...)

E: Está bien, pero no quieras arreglarme

P: No estoy intentando arreglarte, solo quiero hacerte sentir mejor

E: Déjame sentirme justo como me siento ahora mismo

[Trascripción de un corto dialogo extraído del capitulo (emitido el 08/01/2014) de una serie que en esta ocasión, es lo de menos.]

martes, 7 de enero de 2014

Frente al espejo

Te diría que no temas, que no sufras, que la vida sabrá como calmar tus ansias y llenar tu alma. Te diría que el tiempo pasa y con cada descubrimiento se produce un encuentro, que aunque aparente tropiezo y duela el golpe dado, va destapando la verdad, capa a capa, miedo a miedo, acercando tus demonios, tus infiernos, tu 'yo verdadero'. Te diría que no temas, pero no puedo, no debo, no quiero, es parte de tu proceso. Aunque me duela verte tirada por los suelos retorciéndote por dentro, aunque tiemble del susto y odie que sea cierto... es tuyo, son tus miedos, es tu dolor, es tu momento.