lunes, 27 de enero de 2014

El pasado...


vaga sin descanso 
adornando cuadernos 
velando las noches 
recomponiendome el sueño.

Me he salvado 
tantas veces 
en su misterio, 
en la posibilidad 
de otra historia. 

No es la verdad
lo que persigo,
ni lo eterno,
sino los colores
de los lienzos 
que pintaron mi cuerpo.

Con el paso del tiempo
no es el recuerdo 
lo que queda,
es la leyenda
que he ido inventando, 
cortando momentos, 
pegando deseos, 
engañando los miedos, 
alterando el tiempo.

Nada da más certezas 
que el deseo, 
nada nos da más miedo 
que el olvido 
y entre tanto, 
la memoria que tenemos 
se divierte jugando
al veo, veo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario