domingo, 9 de febrero de 2014

Una verdad incómoda

En 1953, Alice Stewart epidemióloga británica, comenzó un estudio pionero sobre los efectos de los rayos X en la infancia. Trabajó en ello desde 1953 hasta 1956, año en el que demostró cómo incluso una dosis diminuta de radiación en mujeres embarazadas podría duplicar la tasa de cáncer por radiación (leucemia) en el feto. Hay que recordar que en esa época, los rayos X era el "juguete" preferido de médicos y radiólogos, y que por aquel entonces el desarrollo de armamento nuclear estaba en plena ebullición.
Sus resultados fueron negados, declarado como errores, fue desacreditada y objeto de ataques durante décadas. 

Sus conclusiones sobre el daño fetal causado por la exposición a radiación en las mujeres embarazadas fueron finalmente aceptados en todo el mundo casi 25 años después de haberlo demostrado.

Ella fue un molesto incordio para la industria nuclear, los gobiernos y científicos que la amparan, al revelar al mundo el daño que causan las radiaciones al organismo humano incluido a bajo nivel. Fue una de las primeras en alertarnos.

Ella solía decir:
"Truth is the daughter of time"
"La verdad es la hija del tiempo"

2 comentarios:

  1. Sheila, no conocía a esta maravillosa mujer ni su gran labor. Con tu permiso comparto tu trabajo. Enhorabuena de nuevo por tu página. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, bienvenida de nuevo a esta página, tienes todo mi permiso para compartir. Para mi ha sido reveladora la historia de esta mujer que como muchas otras la historia oficial ha tratado de ocultar. Un abrazo.

      Eliminar