jueves, 24 de abril de 2014

Escribir es arañar sentimientos, a veces con el deseo de retenerlos, o revivirlos, otras queriendo deshacerlos para que se diluyan por el camino. De una u otra forma, nunca significará lo mismo para la que los ha vivido antes de mendigarlos por escrito.
Los grandes momentos se visten sin complejos

No hay comentarios:

Publicar un comentario