domingo, 22 de febrero de 2015

Éramos una locura de sonrisas compartidas

un sinfín de acordes de bienvenida

un tentador juego de atenciones,

esos brazos que están cuando se necesitan.

Ahora que no somos en conjunto, 

ahora que fuimos para no ser más ese sincronismo, 

seremos lo que nunca dejamos de ser; uno mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario