martes, 5 de mayo de 2015

Hay personas que saben 
romper las emociones en arena
con la misma calma con la que aman.
Es habitual que expongan al viento el dolor
observando como con el roce de la vida
se desprende, como las postillas.

Hay personas que guardan
cientos de letras dedicadas,
aferrandose a ellas, sin saber,
que nunca se vuelve de una
para ser la misma.
Mientras, suspiran esperas,
añorando, 
como se añora la lluvia
en el poema más triste de la historia. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario