martes, 21 de julio de 2015


No sucede todos los días

pero si encuentras

una sonrisa decidida,

de estas que salpican

sinceridad y alegría;

¡Sumérgete!

Ellas resguardan la esperanza

de este neurótico mundo.

2 comentarios:

  1. No suelo comentar en los blogs a los que sigo, pero esta entrada ha roto con esa costumbre sin que me haya hecho mucha falta pensarmelo. Que serenidad me dio leer esto y que alegria ver mis propios pensamientos plasmados en el blog de alguien. No puedo regalarte una sonrisa decidida y alegre, pero me permito mandarte un saludo sincero y compartir contigo un poco de mi esperanza. Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por este regalito en forma de comentario, es una gran alegría. Un abrazo.

      Eliminar